Cervecerías en Praga
Cervecerías en Praga

La cervecería más antigua

Ubicada en la Ciudad Nueva, U Fleků es la cervecería más antigua de Praga. Además, es el único establecimiento de Europa Central que, durante más de 500 años, sin interrupción, ha producido cerveza.

Ahí la especialidad es la lager negra de Fleků con 13 grados de alcohol. Esta cerveza se sigue preparando con la receta original. Además, la fermentación y enfriamiento se realiza en depósitos de roble como lo hacían tradicionalmente.

La decoración y muebles de época te sorprenderán, pues te transportarán varios siglos atrás. Uno de los salones más originales es la Academia, pues cuentan que allí se reunían intelectuales checos.

La experiencia la puedes complementar visitando su museo, ubicado en la antigua cámara de maltear de una fábrica de cerveza del siglo XV. El recinto, a través de máquinas, herramientas, recipientes y fotografías, narra la historia de las antiguas fábricas de cerveza.

Un dato curioso sobre la cerveza en Praga es que finales del siglo X, el obispo Analberto prohibió su producción y consumo. Y tres siglos después el papa de la época anularía dicha prohibición por petición del rey Venceslao I.

La primera minicervecería del siglo XX

Novoměstský Pivovar, fundada en 1993, fue la primera minicervecería abierta en Praga en el siglo XX. Te sugerimos pedir el Beer tasting que incluye cervezas de café, caramelo, jengibre y plátano. También está la alternativa de una degustación de cerveza clara y oscura.

Te podría interesar…


La típica cocina checa, allí también tiene cabida, así que prueba el auténtico gulash. En Novoměstský Pivovar es guisado en cerveza negra del cervecero Béďa con chorizo a la parrilla. También son muy recomendables sus albóndigas de harina.

La cerveza lager más fuerte del mundo

En U Medvídků se sirve la famosa X Beer 33, la cerveza lager más fuerte del mundo con 33 grados de alcohol. Esa bebida se produce todavía de manera artesanal.

Pero esta taberna también sobresale por brindar a los visitantes la posibilidad de elaborar su propia cerveza de la mano de un maestro cervecero checo.

Cervecería cargada de historia

Baráčnická Rychta es un sitio histórico que además sirve cerveza. Y es que este establecimiento abrió en 1934 bajo la influencia de la organización patriótica checa, Los Baráčník. De hecho, la primera sección fue creada en 1874 con el objetivo de conservar la cultura checa durante la época del Imperio germánico.

Actualmente, ofrece la Svijany, considerada una de las mejores cervezas checas. Además de algunas especialidades de gastronomía local como el koleno, un asado rodilla de cerdo.

En el sótano, sobresale una sala de concierto que data de la época comunista, cuyo escenario acoge a grupos de rock locales.

Así entre cebada y cebada descubriste los sabores más auténticos de la capital checa. Ahora recomienda a tus clientes y amigoslos mejores lugares para tomar cerveza en Praga.

Mientras lo haces explícales que la cocción de la cerveza dura 9 horas. Ese tiempo comprende todo el proceso, desde la maceración, a través del filtrado, hasta la cocción del lúpulo, así como el enfriamiento del mosto y la fermentación.

 

www.travelreport.mx

 

Recomendamos

 

Contenido Relacionado

Comentar