Bandera Perú

Por Félix Arias Schreiber

Según la Asociación de Vendedores Cerveceros de Lima, el peruano promedio consume casi 50 litros de cerveza al año, lo que sitúa a su población como una de las más cerveceras de la región.

Esto, que a simple vista puede aparentar una mera costumbre o afición, es de hecho un motor de desarrollo económico para el país, representando así el 5 % del PBI (producto bruto interno) manufacturero en el año 2021, con un ingreso acumulado de más de 5 mil millones de soles.

No obstante, el presente económico que atraviesa el país ha afectado al sector, lo que ha provocado una cadena de afectaciones para todos aquellos que dependen de su producción: entre los meses de enero y septiembre del presente año, la elaboración de cerveza ha caído en un 5.1 %.

La actualidad nacional impacta en las ventas

Un informe elaborado por el Comité de Fabricantes de Cerveza, organismo integrante de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), señaló que la actualidad es tan desalentadora que incluso el aumento del 13,5 % que logró el sector en la elaboración de bebidas de malta en el 2022 ha sido poco relevante: la demanda interna enfrenta desafíos que escapan de las manos de los productores.

Así, por ejemplo, el gasto familiar y la desaceleración de los restaurantes son dos de los principales factores que han disminuido la venta de cerveza, pues esta está esencialmente orientada a los hogares y a los restaurantes.

Así se reveló el reciente taller ‘Tierra de Cerveceros: La Contribución del Sector Cervecero en el Perú’, organizado por el Comité Fabricantes de Cerveza de la SNI.

Allí se enfatizó que los altos impuestos y las amenazas ilegales son un problema constante y, en este contexto, tendrán un efecto mayor en el mercado.

Asimismo, explicaron que se debe soportar los impuestos más altos de la región, lo que contrario a sus intenciones produce un incremento de la producción de cerveza en el campo informal.

Los números de la cerveza

La SNI publicó los resultados de medición del año 2021 respecto al negocio de la cerveza y demás productos de malta para resaltar la contribución económica que la famosa bebida le supone al Perú.

En su registro, la industria contó con cerca de 340 empresas en el campo formal, de las cuales el 97 % eran microempresas; el 1,2 % eran pequeñas empresas; el 0,3 %, medianas empresas; y el 1,5 % restante, grandes empresas.

Para el próximo año, el 2022, las exportaciones de cerveza de malta ascendieron a una cifra acumulada de 16,5 millones de dólares, lo que representó un incremento del 38,4 % respecto al año anterior.

De estas, los socios ideales fueron el mercado chileno, que abarcó hasta el 73,7 % de las compras, y el estadounidense con un 13,7 %.

Cadena de valor y generación de empleo

Por los motivos anteriormente mencionados, no es difícil deducir que una considerable cantidad de familias depende de la producción de cerveza.

En concreto, el Comité de Fabricantes de Cerveza de la SNI estima que la producción anual de cerveza, tanto en la industrial como en la artesanal, hay más de 200 mil puntos de ventas, para los cuales se producen 14 millones de hectolitros.

Tal cantidad requiere una red de trabajadores de distribución, productores, minoristas, entre otros, que la SNI afirma con seguridad que la cerveza es el producto con mayor rotación en el país.

En otras palabras, es el sustento para una importante masa de familias, ya se vean estas beneficiadas de forma directa o indirecta.

Recomendamos

 

Escribe un Comentario