Todos los años, la agencia de estadística alemana publica una nota concreta sobre la evolución del consumo de cerveza con alcohol en el país bávaro.

Cerveza en alemania

Beber es una costumbre nacional muy arraigada en Alemania, lo que ha generado también una importante industria alrededor de su producción, exportación y turismo como el Oktoberfest de Múnich, es por eso se sigue muy de cerca lo que ocurre con el consumo.

Sin embargo, los datos revelan que los alemanes beben cada año menos cerveza, una tendencia que se ha agudizado con la crisis del COVID-19 y que preocupa a los productores.

Las ventas de cerveza en Alemania alcanzaron en 2021 un total de 8.500 millones de litros, lo que representa un retroceso de 187,7 millones de litros o del 2,2% respecto del volumen de cerveza comercializado en 2020, según ha informado la Oficina Federal de Estadística.

De este modo, las ventas de cerveza en Alemania cumplen su segundo año consecutivo a la baja, después de que el volumen de cerveza comercializado en 2020 fuera un 5,5% inferior al del año 2019.

El impacto del COVID-19

En este sentido, Destatis ha señalado el impacto adverso sobre las ventas derivado del cierre de restaurantes y la cancelación de grandes eventos, lo que contribuyó a reducir las ventas especialmente en los meses de enero (-27%) y febrero (-19,1%).

Asimismo, la oficina estadística alemana ha precisado que estas cifras no incluyen las ventas de cervezas sin alcohol, bebidas de malta o cerveza importada de países de fuera de la Unión Europea (UE).

¿Por qué los alemanes beben menos cerveza?

No obstante, analizando el gráfico que proporciona la agencia de estadística se puede ver que esta tendencia no es nueva. Los alemanes llevan años reduciendo su consumo de cerveza.

A mediados de la década de 1970 bebían una media de 150 litros de cerveza al año. Para 1991, ese número ya había caído a 141,9 litros por persona, según el Ministerio de Alimentación y Agricultura, y para 2021 disminuyó a 101 litros, aproximadamente dos tercios de lo que era en la década de 1970.

Consumo de cerveza en Alemania 1995-2021
Consumo de cerveza en Alemania 1995-2021

«Durante años, este número ha ido disminuyendo lentamente», explica al periódico The Local el experto Walter König, de la Asociación de Cerveceros de Baviera. Pero, ¿Cómo es posible que los alemanes estén abandonando el brebaje que es su orgullo y alegría?

Por un lado, estas cifras no tienen en cuenta el consumo de cerveza sin alcohol. Este tipo de cerveza ha crecido exponencialmente en los últimos años con una mayor gama y tipos de cervezas que no contienen alcohol, lo que reduce el número de calorías y los efectos negativos de la cerveza.

Por otro lado está los propios cambios en la vida de las personas y la evolución de la economía y la sociedad.

Una de las razones es la mayor movilidad que tenemos hoy y las reglas más estrictas de tráfico. Antes la gente no tenía que conducir tanto, estaba más cerca de su trabajo. También tenemos menos trabajo en agricultura o trabajo físico. Hay más trabajo mental.

König explica que debido a que las personas tienen que conducir para ir al trabajo y también ahora se enfrentan a regulaciones más estrictas contra el consumo de alcohol, los alemanes no beben tantas cervezas durante la semana.

DESTACADO:  LA SAGRA presenta su primera cerveza sin alcohol

La cerveza pierde su buena fama

Al mismo tiempo que el consumo de cerveza ha disminuido entre 1991 y 2021, el consumo de agua (embotellada) casi se duplicó, de 79 litros por persona a unos 160 litros por persona, según el Ministerio de Alimentación.

En la mente de la gente, la cerveza no es saludable. Ha disminuido el consumo de cualquier cosa que parezca poco saludable. Hay más conciencia sobre la salud, aunque con un falso entendimiento: la cerveza con moderación es saludable.

Cabe destacar que durante el mismo período, el consumo de vino se ha mantenido casi inalterable en 20,5 litros por persona.

Escribe un Comentario